viernes, 3 de febrero de 2012

Su piel verdosa y sus ojeras,cubiertas por maquillaje,era lo único que decoraba su cara.Atrás estaban las sonrisas y los gestos.Ahora era inexpresiva,completamente inexpresiva.Se movía lentamente y tenía los órganos rotos.Todos y cada uno de ellos.Estaba dispuesta a vengarse a toda costa,a comerse el mundo,a divertirse de una vez por todas.A hacer daño,a cualquiera,sin razón aparente.Era una muerta viviente con sed de venganza.
Como un zombie,pero en vez de comer cerebros,comía corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario