lunes, 19 de marzo de 2012

Querida sociedad:

Tengo que confesarte algo,e intentaré ser lo más respetuosa posible,por mucho que la odie.
Empezaré por sus deseos de inventar la perfección.¿Qué es para usted la perfección? Porqué para mí,y la mayoría de humanos,no existe.Seguiré,por narrarle mis defectos.Tengo millones de éstos.Una noche intenté contarlos.Cada estrella que había en el cielo -y debo decirle,asimismo,que el cielo estaba muy estrellado aquel día de octubre- pertenecía a uno de mis defectos.En total,me faltaron 53 estrellas,y seguro que me dejaba uno que otro defecto,de esos que me hacen ser yo.También,tengo que decirle que tengo virtudes,aunque no suelen apreciarlas,ni tomarlas en cuenta.Pero seguiré,con mi reclamación.Usted dice que no soy guapa,ni atractiva.No se lo discuto,pero permitáme preguntarle, ¿qué es la belleza? Porqué,perdone que le diga,pero cada persona es bella.Cada persona es especial,y usted no puede ir por allí etiquetando a la gente como a la ropa.Tampoco me parece justo que trate a las personas diferentes de otra manera.¿Acaso no es usted,la misma que dice que ''ser diferente,es ser especial''? Al fin y al cabo,somos lo mismo.Personas.Sí,de esas que piensan y tienen sentimientos,y sufren,sufren demasiado.De esas influenciables,que por cualquier cosa que usted diga,ya se piensan inferiores.¿No se da cuenta del daño que le produce a la raza humana,señorita? Si no avanzamos,es por su culpa.Por su falta de humanidad,tolerancia y aceptación.
Atte:
Yo,la imperfecta a toda honra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario