domingo, 1 de abril de 2012

Cuando era una niña,soñaba con un mundo perfecto.Creía que no habían malas personas,que los príncipes azules existían,que los conocías por casualidad,y caían rendidos a tus pies con una mirada.Creía en las hadas,en los sueños.Pensaba que los deseos se volvían realidad,con solo desearlos.Soñaba con que las personas vivieran en paz y armonía,que no existieran pobres o ricos,si no personas,unidas por la humanidad,unidas por la bondad.Creía que cuando las personas morían,se convertían en ángeles,que protegen a la gente sin pedir nada a cambio,bueno,tan solo una sonrisa.Creía que las personas podían ser felices con poco,creía que la vida era tan solo un guión de una película con final feliz,que podíamos reescribir cuando quisiéramos,cambiando pensamientos y diálogos a nuestro gusto.
Ahora me di cuenta,que cuando era una niña,soñaba con  un paraíso.Y también,que era solo una pobre criatura ingenua,que no se esperaba un planeta gobernado por la maldad y la indiferencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario