martes, 5 de junio de 2012

Romeo y Julieta, acto II, escena VI


Los placeres violentos terminan en la violencia,
y tienen en su triunfo su propia muerte,
del mismo modo que se consumen el fuego
y la pólvora en un beso voraz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario