martes, 5 de junio de 2012

Y si nosotros ardemos,tú arderás con nosotros.



-Quiero decirles a los rebeldes que estoy viva. Que estoy aquí, en el Distrito 8, donde el Capitolio ha bombardeado un hospital lleno de hombres, mujeres y niños indefensos. No habrá sobrevivientes. —El choque que he sentido empieza a dar paso a la furia—. Quiero decirle a la gente que si cree que durante un segundo el Capitolio nos tratará de manera justa si hay un alto al fuego, se están engañando. Porque ustedes saben quiénes son y lo que hacen. —Mis manos salen de forma automática, como para indicar todo el horror que me rodea—.¡Esto es lo que hacen! ¡Y tenemos contraatacar!
Me estoy moviendo en dirección a la cámara ahora, llevada adelante por mi rabia.
—¿El presidente Snow dice que está enviándonos un mensaje? Bueno, tengo una para él. Puedes torturarnos y quemar nuestros distritos hasta los cimientos, pero ¿ve eso? —Una de las cámaras sigue cuando señalo a los aerodeslizadores
quemándose en el techo de la bodega a través de nosotros. El sello del Capitolio en un ala brilla claramente a través de las llamas—. ¡El fuego se está encendiendo! —Estoy gritando ahora, determinada a que no se perderá ni una palabra—. ¡Y si nosotros ardemos, tú arderás con nosotros!


No hay comentarios:

Publicar un comentario