jueves, 29 de noviembre de 2012


Esos momentos en los que necesitas llorar,sientes que te derrumbas,no puedes más,sin embargo,sabes que tienes que ser fuerte,y guardarte las lágrimas,y fingir sonrisas,y no alarmar a nadie.Sabes que tienes que sonreír y reír y aparentar ser normal,y fingir que el nudo de lágrimas de tu garganta que te impide hablar no existe.



Una de las mejores cosas que puedes hacer es salir a dar un paseo sin rumbo,sin nadie.Completamente sola.Caminar a paso lento,con la música a todo volúmen,fijándote en cada persona. Imaginandote su vida. ¿Ves a esa anciana? Puede que una vez,hace años,fuera una gran bailarina.¿Y ese otro anciano,que está sentado solo,malhumorado,sin ganas de nada? Puede qué esté así por haberlo perdido todo,familia,dinero,juventud,salud. Y esa niña,columpiándose en el pequeño parque de la plaza,tal vez lo haga de manera tan lenta por tener miedo a caerse,sin saber lo qué se pierde.Pues es verdad eso de que quién no arriesga,no gana. ¿Y ves a esa hombre encapuchado,fumando en un rincón al que todos juzgan por su color de piel oscura? Tal vez no sea más que un hombre normal y corriente,relajándose,esperando a su novia para que salga de la tienda,sin embargo,todos le tachan de algo que no es.O tal vez lo sea. Nadie lo sabe,nadie lo conoce,pero todos lo juzgan. Y ese chico guapo,que parece agradable,que pasa por tu lado con la bici,puede que ese chico sea un cabrón rompecorazones,pero claro,nadie le juzga,todos se fijan en las apariencias.Y ese niño,que acaba de tirar la pelota a la ventana de un bar,y llora mientras su madre le regaña.¿Qué será de ese niño en un futuro? Tal vez consiga ser alguien grande,importante. ¿Ves? De eso se trata.De fijarte en todas y cada una de las personas que pasen por tu lado,intenta no juzgarlas,comprender el porqué de su actitud. Pensar que serán de ellos en un futuro. Tal vez su vida sea una mierda,tal vez sean felices,tal vez sean totalmente diferentes a lo qué parecen. Incomprendidos,solos. Y después de todo,piensa. ¿Cómo te ven ellos a ti?
Las personas de este texto no son imaginación. Es lo que estaba pensando mientras caminaba de camino a casa ayer. Sentía la necesidad de escribirlo,y aquí está. Espero que os guste.

Me encantaría poder volver,de verdad.Volver al pasado,cuándo tenía 1 o 2 años.En esa edad en la cuál no te acuerdas de nada,y tampoco puedes decir que fuiste feliz,porqué llorabas cada dos por tres,pero no tenías preocupaciones,ni complejos,ni decepciones,ni nada malo.Todo era de colores alegres,con unicornios sobrevolando el cielo.Tu madre te contaba cuentos antes de dormir,tenías a tu familia siempre pendiente de ti,hicieras lo que hicieras seguías siendo ”la cosa bonita de mamá/papá/tía/abuela/abuelo/prima/tío/etc”. Lo único menos bueno,y digo menos bueno,porqué entonces no había nada malo, eran esos familiares que venían y te abrazaban,y tiraban de los mofletes,y besuqueaban hasta que te quedabas rojo,por las ganas de llorar,la calor o el pintalabios de aquella mujer,ya fuera tía,abuela o madrina.-Normalmente los hombres eran de dos besos,o de un achuchamiento pequeño-,pero no las mujeres. Y después,con las mejillas adoloridas,y sin saber que estaba pasando, llorabas,llorabas como si no hubiera fin,hasta que mamá te cogía en brazos y te tranquilizaba.Y podías jugar con los peluches todo el día,y podías tirar cosas,romper platos,hacer cualquier cosa mala,pero nadie te decía nada porqué ”da igual,es muy pequeña aún,no sabe lo que hace”.Y así trascurría,día tras día. Y así,hasta que miras hacía atrás,y te das cuenta de que ya no eres un bebé,y nunca volverás a serlo,y nada tiene sentido,y mucho menos la adolescencia,y tienes casi 15 años,y deseas volver a ser una niña con todas las fibras de tu ser.
Cada vez que pienses en suicidarte,piensa antes en todas esas personas qué 

han perdido su vida por enfermedades,accidentes etc. y darían cualquier cosa 

por volver a tenerla. Solo entonces te das cuenta de la suerte que tienes de 

seguir vivo.